sábado, 24 de diciembre de 2011

23#.Te necesito a mi lado...

Los últimos copos de nieve caían en esa fría noche de 31 de diciembre. Nuevo año, nueva vida para todos.
Primera campanada, segunda, tercera… comiéndose rápido las uvas para no quedarse atrás. Intercambiándose sonrisas. 12 campanadas. Besos y más besos.
-¡Feliz año nuevo!-gritó Emily y se tiró a los brazos de su padre sonriendo.
-Igualmente cariño- sonrió y la besó en la mejilla.
Se sentía feliz por una vez en navidad, se sentía feliz. Miraba entusiasmada a su alrededor, su casa estaba adornada con miles de luces que su padre había puesto antes del accidente y de fondo una cinta vieja de unos villancicos sonaba.
-Papá ya es la hora, voy a ver a Simón ahora en nada vuelvo – le dio un beso en la mejilla y salió entusiasmada a verle. Habían quedado ese día después de las campanadas para felicitarse el nuevo año y poder contarle lo que tanto había esperado ella. Esas últimas semanas habían pasado tantas cosas que afectaban a todos ellos: Mickel se volvió a confesar ante Emily pero ella le rechazó, no podía engañar a él ni a su corazón, amaba a Simón solo a él. Y luego Simón tuvo que elegir en marcharse o quedarse con Emily cuya respuesta obtendría en unos minutos.
Dando pequeños saltitos de felicidad y tarareando un villancico iba Emily avanzando por las luminosas calles, convencida de que la respuesta sería si. Entonces divisó a lo lejos a Simón.
-¡Feliz año nuevo!- gritaba mientras corría hacia él con una sonrisa.
-Igualmente- le contestó dulcemente y cuando estaba enfrente de ella la besó.
-Bueno y dime la respuesta- -Sonreía Emily.- ¡No! Espera espera que cierro los ojos y así es más emocionante- riéndose cerró los ojos esperando la noticia. Simón sonreía tristemente, le partía el alma, todo.
-Emily… por favor, abre los ojos- su tono de voz era serio y triste. Emily preocupada abrió sus ojos, unas cuantas de lágrimas le recorrían el rostro. Lamentablemente sabía la respuesta.
-Yo no te lo quería decir hoy Emily… sabes que no puedo hacer lo que los dos queremos aunque lo desee.- decía mientras sus ojos se inundaban de lágrimas.-Emily yo te quiero, no miento, no te quiero te amo, pero esto no puede ser...- Emily no paraba de llorar le daba igual sus explicaciones, no no quería que se fuera.
-¡Me da igual los kilómetros que nos separen! ¡Me da igual, yo te amo y no lo dejare de hacer por una palabra llamada distancia! – decía gritando mientra lloraba.
-Emily…- Se abrazaron fuertemente.- Te prometo Emily que seguiremos, juntos luchando a la vez podremos.-
Abrazados, llorando, consolándose, con su único objetivo es de luchar contra la distancia.
-¿Me… prometes que me querrás aunque estemos lejos?-dijo Emily mientras se limpiaba las lágrimas.
-Te lo prometo- y con una sonrisa rota se agarraron sus dedos meñiques como acción de promesa y con un último beso tierno y apasionado expresándose todos sus sentimientos sellaron la promesa.


 Dedicado a todas las parejas, Romeos y Julietas, amantes o amigos separados por un enemigo llamado distancia. Porque cuando quieres y te lo propones el amor supera a cualquier fenómeno, ser, objeto e incluso kilómetros. No te rindas nunca y lucha por lo que quieres y nunca te olvides de sonreír porque con una de tus sonrisas iluminas el mundo.

Y colorín colorado esta historia no se ha acabado.


domingo, 18 de diciembre de 2011

¿Saltas?

Respiro hondo, cierro los ojos y empiezo a saltar. A saltar muy alto,intentando volar y sentir como floto en el aire. ¿La razón? Fácil, quiero sentir por una vez el mundo a mis pies,controlar las sensaciones que yo quiero sentir y dejar de tener los pies en la tierra navegando sin rumbo por mis sueños.
Salto, salto cuando yo quiero, cuando yo lo necesito, cuando más lo necesito ya que nadie me lo puede impedir.


sábado, 17 de diciembre de 2011

22# Te necesito a mi lado...

Ese mismo día sentado en la cocina tomándose una tostada untada con un poco de mermelada de fresa y mirando una revista de skeats.
‘’Si te entrenas llegaras a ser el número uno, a salir en las revistas como: Juvenile Sport o Skaters. Todas las chicas irán a por ti, serás la envidia de cualquier adolescente pero solo si aprovechas esta oportunidad, Mickel solo piénsatelo.’’ No se sacaba la conversación con su tío, era un gran manager de artistas muy famosos y el día después del accidente le informó que uno de sus compañeros se había fijado en él cuando iba a las pistas de skeaters. Había que reconocer que era muy bueno en eso, además le gustaba y desde pequeño había soñado con dedicarse a su patín  pero con solo pensar que se debe ir a otra ciudad lejos de Emily un escalofrío le recorría por todo el cuerpo. No era capaz de sacársela de la cabeza, esos últimos días la estuvo llamando pero no lo cogía. Cerró la revista y cogió el móvil.
Se quedó mirando la pantalla del teléfono y luego marcó su número, se lo sabía de memoria, de tantas veces que la había llamado perdió la cuenta.Llamarla o no llamarla.
‘’Arriésgate’’ pensó.Suena el primer ‘’Pi’’. Se sienta en el sofá. Segundo Pi, tercer Pi. Nervioso sin parar de moverse se levanta y empieza a dar vueltas por toda la habitación, se alborota el pelo y se rinde. Hasta que…
-Hola Mickel.
-¡Emily! hola.-dijo emocionado.-pensé que no me cogerías la llamada.
-¿Por qué no lo iba a hacer? No eres un acosador ni nada por el estilo ¿no? –le respondió bromeando y los dos sonrieron.
-Ya bueno no lo soy, creo.-se escuchó una carcajada al otro lado del móvil.- Bueno, solo quería saber cómo estabas.-continuó con un tono más serio
-Bien, estoy un poco mejor gracias. Oye siento no haberte cogido las llamadas es que en esos días mi padre me confiscó el móvil para que nadie me molestara, lo siento. –mintió.
-Me alegro. Bueno no te preocupes, te llame por esto.-respondió más aliviado. Los dos mintiendo escondiendo una verdad.
-Oye Mickel tengo que colgar, luego hablamos por el MSN. Gracias por llamar enserio. Besos.
-Vale, adiós Emily y recupérate
-Gracias, adiós.
Mickel colgó unos segundos después de que ella colgara con el móvil todavía en la oreja escuchando los pitidos que indicaban la llamada finalizada. Se guardó el móvil y se tumbó en el sofá.
-Estúpido, estúpido, ¿por qué no le has dicho lo que querías decirle?-se decía así mismo. En realidad el motivo de la llamada no era solo para preguntarla que cómo se encontraba, sino que también para quedar con ella y decidirse si aceptar esa oportunidad o no. Aun así le daba un poco igual todavía tenía días para decírselo, al menos escuchó su preciosa voz aun que solo fuera por unos minutos. Pero todavía no se había olvidado de lo que pasó hace dos días cuando los vio a los dos antes del accidente, sin saber todavía a que se refería ese gracias que le dijo Simón.
Ese mismo día en su azulado cuarto.
Se siente un poco mal por haber mentido a Mickel poniéndole esa absurda excusa y de haberle colgado así de rápido, pero no podía decirle que le estaba esquivando esos días porque se sentía culpable por lo de Simón,después de haber dejado a Mickel tirado y aprovechándose de él, ni tampoco que tenía que colgar porque vio a Simón conectado en el MSN. Ella sola empeoraba las cosas, tenía un imán para meterse siempre en mentiras y con su suerte seguro que todas saldrían mal. Pero lo que le animaba un poco es que al menos pudo hablar con Simón aunque solo fueran pocos minutos.
Hace unos minutos en la red.
Emily ve el símbolo de conectado, cuelga el teléfono y abre la ventana para hablar con él, duda por un momento pero se arriesga.
-Hola Simón! :] – tarda un poco en contestar.
-Pelirroja, buenos días. Veo que te has levantado de bueno humor hoy.
Emily sonrío dulcemente,‘’Pelirroja’’ adora cuando la llama así.
 -Qué tal estas? Te llame muchas veces pero no me cogías el móvil :(
-Bien estoy bien ya no me duele tanto la pierna, ya.. lo siento Pelirroja es que mi madre me lo quitó.
Emily por un momento dudó, la misma excusa que le puso a Mickel ¿y si él también la estaba esquivando? Era lógico que lo hiciera, después de todo lo que le hizo, aunque le doliera lo entendía.
-Ah, entiendo.
-Oye me tengo que ir, ¿te parece bien que quedemos mañana en el paso de peatones? Necesito hablar contigo…
-Está bien, adiós Simón :]
-Adiós Pelirroja.
Simón cerró sesión, Emily se quedó leyendo una y otra vez la conversación, por más que quisiera no leía ni un te quiero ni nada sabía que no iba a ser le mismo después de todo pero ¿la estaba esquivando? No, no podía ser porque sino no querría quedar con ella.¿Y de qué tenían que hablar? Emily sabía perfectamente la respuesta, pero por un lado le daba miedo a tener la razón.


viernes, 16 de diciembre de 2011

Nuestro Peter Pan no nos abandona.

-Necesitamos algo grande, algo fuera de sí para estallar el mundo.
+¿Una bomba? 
-Si, no estaría mal pero una bomba de risas y alegrías.Algo que nos impacte a todos y que nos haga sentir bien como si estuviéramos caminando entre nubes de algodón y al final de ese camino tener esa sensación que se te produce cuando te tiras de un gran tobogán situado a una gran distancia del suelo, que parece que tu cuerpo flota.
+¿Por cuánto tiempo?Para toda la vida estaría bien.
-Sí, pero sería un poco aburrido experimentar esa sensación todos los día. Quiero algo que nos impacte un rato, semanas, máximo meses.Sensaciones nuevas,todos los días, cada año,cada mañana al despertarte.
+Suena bien, demasiado bien. ¿Y por qué no lo haces?
- Porque estoy esperando el momento, la compañía y el lugar adecuado.
+¿Y si envejeces esperándolo y no lo consigues?
- ¿Yo envejecer? Querido amigo todo el mundo siempre es joven. Por mucho que sople las velas de una tarta siempre seré joven.
+¿Por qué?
-Porque mi Peter Pan nunca me abandonará.

jueves, 15 de diciembre de 2011

21# Te necesito a mi lado...

Sueños. Aquellos grandes y en ocasiones difíciles deseos de la gente, pequeñas historias que imaginas en tu cabeza mientras duermes, pero que a veces parecen tan reales e intensas que piensas que han sucedido de verdad.
En su azulado cuarto, tumbada y abrazada a un pequeño osito de peluche que tenía desde pequeña se encontraba Emily con los ojos cerrados en un profundo pero agradable sueño por lo que indicaba la pequeña sonrisa que tenía en su rostro. Era un frío y nublado día, las calles seguían blancas por la nieve y no había mucha gente por las calles. La fuerte brisa del viento que chocaba contra las ventanas despertó bruscamente a Emily. Parpadeó varias veces los ojos y se sentó en la cama teniendo en sus brazos a su osito de peluche al que llamaba ‘’Bob’’, miraba extrañada las paredes como si estuviera perdida como si hubiera salido de un pequeño mundo diferente al real.¿Cómo había llegado a su cuarto?¿qué es lo que había pasado? Se preguntaba. Lo único que recordaba era el último encuentro con Simón en el semáforo pero todo lo demás lo veía borroso como un recuerdo olvidado o perdido que no quieres volver a recordar.
Las diez en punto, el despertador suena tocando la canción Just a dream de Nelly, Emily se quedó mirando por la ventana desde su cama ‘’open my eyes, it was only just a dream’’ empezó a cantar, entonces pensó: ¿Y si todo había sido un sueño? ¿el encuentro con Simón, su romance, su amor por él, la atracción por Mickel? ¿todo? Los ojos de Emily empezaron a inundarse de lágrimas, ¿tanta soledad tenía en su corazón que su cabeza tuvo que crear una historia para llenar ese vacío? Las lágrimas iban recorriendo su rostro, tapándose con la almohada para desahogarse. Quería que ese sueño fuera real, lo quería ,lo deseaba, lo exigía. Tantas emociones que había vivido esos últimos meses eran tan reales, no podía ser solo un sueño. Entonces pensó, se levantó rápido de la cama, sintió dolor y miró el calendario que tenía colgado en su pared justo al lado del ordenador: 27 de diciembre. Emily suspiró aliviada y se le dibujó una pequeña sonrisa mientras se limpiaba las lágrimas, no fue un sueño, existía. Existía su querido Simón aquel chico al que amaba tanto y que casi le pierde por una estúpida tentación. Emily se fijó que tenía el día 25 señalado, ese día habían cumplido 9 meses juntos entonces reaccionó, su mente se aclaró, Simón fue a buscarla justo el día de su día especial, que así lo llamaba ella, pero justo en ese día tuvieron el accidente, recordó su última mirada con él y las sonrisas que se dedicaron antes de salir de su paso de peatones, en ese lugar donde se conocieron, donde bailaron, besaron y finalmente se despidieron. Más lágrimas recorrían por su rostro. Le tenía que ver ya. Desde que fue al hospital no le volvió a ver, y su madre no le cogía el móvil, decía que ella tenía la culpa de todo lo que le había pasado a Simón y como siempre Emily no aguantaba la presión y en esos días no había salido de la cama, se encontraba siempre con los ojos cerrados los cascos del reproductor de música puestos y recordando cada uno de los momentos que había pasado con él, el lugar en donde se conocieron, cada uno de los besos que se robaban, su primera vez y el siempre que se prometieron. Pero sin saber cómo ni cuándo pronto cada uno de esos recuerdos serán lentamente olvidados y remplazados.


lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Una pizca de valentía? Si por favor.

Te das cuenta de que estas sola en este mundo de lágrimas, y te encierras en tu cuarto a llorar como una cobarde.Escondiendo cada una de las lágrimas que derramas en una falsa sonrisa.Refugiándote en los acordes de esa canción especial, intentando escapar en este mundo de injusticias...
Pero llega el día que te das cuenta de que debes cambiar, cambiar en como actuar en esas situaciones en las que tienes ganas de correr,escapar del mundo.Ser más fuerte, atreverte a todo y a no dudar en ningún paso que das. Luchar por lo que quieres,luchar por ser feliz, porque todos tenemos derecho a ser feliz. 

Buenos días princesa

Buenos días princesa he soñado toda la noche contigo.
Íbamos al cine y tu llevabas aquel vestido rosa que me gusta tanto.
Solo pienso en ti princesa, pienso siempre en ti...

Sorpresas.

Sentada en un asiento situado en la esquina de la pequeña cafetería.
-Buenos días bella dama.-le dijo un caballero tapando su rostro con una máscara,cogió su mano y la besó.
+Buenos días- dijo ella sin saber quien era ese misterioso caballero.
-¿Puedo sentarme a su lado,tomar un café los dos juntos y besarnos hasta el amanecer expresándonos nuestro pleno amor?- le preguntó levantándose la máscara blanca que le tapaba el rostro para dejar ver su bella sonrisa.
La dama sonrió y aceptó la petición del caballero.Este se sentó a su lado y se acercó para besar los rosados labios de la dama que no dejaba de sonreir por la sorpresa de su querido amor.

domingo, 11 de diciembre de 2011

20#Te necesito a mi lado...



25 de diciembre en un rincón de su habitación, llorando sin control.
‘’pero sabes lo que yo siento’’ palabras que le partían el alma como si le clavaran miles de espadas, sabía lo que sentía ella, sabía que él estaba con ella porque se aprovechó de la situación, de su tristeza y de su debilidad. Mickel seguía derramando más lágrimas, no sabía lo que le pasaba nunca antes había llorado y menos por una chica ¿era él? Sí, se miró al espejo y efectivamente, era él, era ese chico tan atractivo de melena castaña y ojos marrones, con sonrisa encantadora y a la vez seductora, el que hacía llorar a las chicas y no al revés.¿Dónde estaba?¿Por qué le había afectado tanto Emily?¿Es que acaso la amaba? Mickel pegó un grito de furia y sin saber que hacer ni a donde ir salió de su habitación pegando un portazo. Caminaba sin rumbo por las blancas y solitarias calles, todo el mundo estaba en sus casas preparándose para esa noche y él esperando a verla, a encontrarse con ella y desahogarse. Por su cabeza pasaban miles de preguntas pero a ninguna la encontraba una respuesta, ¿cómo pudo llegar a esa situación? No era capaz de quitarse de la mente a Emily después de haberle dejado, humillado y jugado con sus sentimientos él todavía la seguía queriendo, no lo entendía, no entendía nada. Solo sabía una cosa, nada de eso hubiera pasado si no se hubiera encontrado con aquel chico de ojos verdes llamado Simón, le odiaba, le quito a su chica y él no lo iba a permitir. Entonces los vio, a esos dos enamorados en una moto, como Emily sonreía y se abrazaba fuertemente a Simón, parecían felices muy felices, Mickel no lo soportaba un fuerte sentimiento le recorrió por el cuerpo y la mirada de Simón y de Mickel se cruzaron, las dos con un mismo significado: odio. Mickel sonrió con maldad, Simón solo se le quedó mirando y aumentó la velocidad. Se quedó mirando como se alejaban cada vez más.‘’venganza’’ se le paso a Mickel por la cabeza. Vengarse de él o de ellos pero no sería capaz de hacérselo a Emily ¿o si? Tenía tanta rabia que no se quería vengar de todo el mundo que le hizo daño.El golpe del accidente y los gritos de Emily hicieron que desapareciera su rencor. Corrió hasta el lugar donde se encontraban, vio a Emily tirada en la acera con el casco azul de Simón puesto y sangrando.
-¡Emily, Emily!- gritaba, pero no le respondía, vio como sus ojos se iban cerrando y su boca pronunciaba un nombre ‘’Simón’’. Mickel levantó la mirada para buscar a Simón, pero no lo encontraba hasta que vio a lo lejos una figura, se acercó un poco y le vio, era él, tirado en el suelo, desangrándose, con los ojos abiertos y mirando a Mickel. ‘’Corre véngate, es tu oportunidad, mírale no sobrevivirá, remátale antes de que venga alguien, nadie sabrá que has sido tú.¡Venga!’’ escuchaba en su interior. Dispuesto a pisarle a hacerle sufrir, Simón le miró.
-gracias.- dijo sin voz, en su último aliento, sin fuerzas. Retrocedió ¿gracias?
La gente salió de sus casas al oír el accidente y apareció una ambulancia, Mickel miró a Simón y se fue. Huyó más bien.
Tumbado en la cama con la almohada tapándole el rostro. No era capaz de quitarse aquella imagen la del accidente. ¿ Lo había provocado él? No, no podía ser, él no hizo nada solo aparento ser fuerte delante de otro chico como hacía siempre para que nadie le pisoteara. La sonrisa de Emily el rostro de Simón, el gracias que le dijo no se lo podía sacar de la cabeza.¿Se tendría que haber vengado? No sabía pero tampoco sabía que pronto se vengaría de él.

 

martes, 6 de diciembre de 2011

19#Te necesito a mi lado...

Siempre huyendo de los problemas, encerrándote en tu cuarto escapando de la  frialdad del mundo, de las injusticias… y ahora te ves en una de esas situaciones en las que no sabes si correr, gritar o enfrentarte a la situación.
25 de diciembre uno enfrente del otro sin decir nada, solo oyendo la brisa del viento.
-te necesito…
-… a mi lado- terminó la frase Emily. El silencio los inundó por unos segundos, mirándose el uno al otro, con lágrimas recorriendo sus rostros.
-Volví a por ti pensando que tú me necesitabas como yo te necesitaba a ti… y me encuentro con que todo fue una mentira.- decía fríamente mirándola a los ojos. Emily solo callaba mirándolo, sin saber que decir.
-Me gustaría salir corriendo, ir a por ti, retroceder en el tiempo y asfixiarme mientras te beso- pensaba, pero solo miraba.
-No diré nada Emily, soy un estúpido pensando que me esperarías pero sé que eso es antinatural, tanta distancia puede con todo.- decía a la vez que cogía su casco azul del suelo para montarse a la moto.-Un placer Emily Hadson…-
Emily seguía sin moverse. El miedo podía con ella. –cobarde, cobarde, te deja por ser cobarde - decían las voces en su interior, cobarde como siempre sin saber que hacer en los peores momentos. Viendo como Simón montaba en su moto, como el paso de peatones testigo de su encuentro y primer beso también lo sería de su despedida.
Emily respiró hondo cerró los ojos y corrió a por él, no le dejaría escapar, tenía que dejar de ser una cobarde. Simón dispuesto a irse arrancó la moto y Emily montó.
-¡No te volveré a dejar! No nunca más – se abrazó fuerte a él.
La miró a los ojos y sonrió- ¿a dónde princesa?- la preguntó a la vez que arrancaba la moto.
-a donde sea, pero no te separes de mi- dijo abrazándose fuertemente a él, poniéndose su casco azul para protegerse. Arrancó la moto y salieron por las carreteras llenas de nieve y adornadas por las luces, los dos con una sonrisa. Hasta que pasaron por una de las calles cercanas al instituto y le vio a él, a Mickel, sus miradas se cruzaron y miles de imágenes se le vinieron a Simón a la cabeza, abrazándola, tocándola, besándola…Cada vez aumentaba más la velocidad, cada vez que imaginaba que la había perdido iba más rápido, esquivando miles de coches sin parar, Emily asustada gritaba que parara pero él seguía hasta que en una curva perdió el control. El silencio de las calles fue roto por el golpe, gritos, auxilios, lágrimas del accidente.
Tirada en medio de la carretera, abriendo lentamente sus ojos Emily miró de un lado a otro buscando a Simón, no veía nada solo oía gritos como la llamaban pero era incapaz de responder una presión en el pecho la desgarraba el alma ¿dolor?¿angustia?¿confusión? no sabía bien lo que había pasado quería estar con Simón, lágrimas la recorrían la cara y lentamente volvió a cerrar sus ojos con la esperanza de despertar y verle acostado a su lado.¿Este sería el fin de su relación?¿de sus alegrías?
-lo siento, lo siento Simón- decía en sus pensamientos.
Porque dicen que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.



sábado, 3 de diciembre de 2011

18# Te necesito a mi lado...

El día antes de navidad.
En un pequeño pueblo donde el frío inundaba todas las calles y solo se oía la brisa del viento. Tumbado en la cama de su habitación, escuchando la canción I can wait forever de Simple Plan en el ordenador se encontraba Simón intentando sacarse a Emily de la cabeza pero no lo conseguía. Los momentos que habían vivido juntos, la distancia podía con él, no aguantaba más quería ir a verla. ‘’Se que la distancia no importa, pero te siento tan lejos y no puedo mentir’’ tarareaba siguiendo la canción Simón mirando por la ventana las calles frías y solitarias, el típico pueblo tranquilo el mejor para relajarse, el que necesitaba su madre, Anna, ya que quería huir del jaleo de la gran ciudad y como buen hijo Simón dejó todo lo que tenía allí amigos, familia y novia por cumplir el sueño de su madre que era ser escritora. Una pequeña historia guardaba en sus documentos en la cual contaba como vivían dos adolescentes su amor después de dejarlo todo por estar juntos, cada tarde a la misma hora se situaba en frente del ordenador con una taza de café recién hecho y una melodía tocada por un piano de fondo y así se sentía inspirada.
Y con un ‘’ puedo esperar para siempre’’ terminó la canción, Simón se levantó, cogió su chaqueta, las llaves de su moto roja y su casco azul.

 –¿A dónde se supone que vas a estas horas?- le preguntó su madre mientras se hacía el café para ponerse otro rato a continuar la novela ‘’Buscando tu sonrisa’’.
- A por ella- le respondió fríamente a su madre.- ¿Qué? Es muy tarde además esta muy lejos la ciudad y no tienes billetes, asi que vuelve a tu cuarto y olvida esa tontería- Señalando a la escalera enfadada por esa contestación. 
-¿Tontería? Perdona pero yo no soy el que se muda a cientos de kilómetros solo para ser escritora y sin tener experiencia, asi que antes de decir que ir a buscar a la persona que quiero es una tontería piensa en las miles de estupidez que has hecho y en todas te he acompañado.- dijo Simón enfadado, salió a la calle dando un portazo y arrancó la moto. Anna no sabía que decir miró por la ventana como su hijo cogía la moto y desapareció entre los blancos caminos.
-Haya voy Pelirroja… por fin tu ‘’te necesito a mi lado’’ tendrá su fin- decía Simon con una sonrisa de oreja a oreja, por fin la volvería a ver después de tantos meses sin ella, sin su sonrisa, sin abrazarla. Deseando verla sin pensar que había tenido a alguien que la había consolado en sus momentos de tristeza.




miércoles, 23 de noviembre de 2011

Good life




Olvida los problemas, las preocupaciones.
Olvida las tristezas y los errores del pasado.
Mira al frente, vive el presente.
Sonríe a la vida ya que con tu sonrisa iluminas el mundo.
Vive y disfruta de la vida

Grita

Sentados en aquel banco marrón, rodeado de árboles en flor y niños jugando. Deseando que gritarás.
Grita que me quieres.
Grita que me amas.
Grita a los pies de mi ventana y quédate conmigo siempre.
Y cuando todo el mundo calló por fin gritó.
Gritó sin control, gritó su amor

martes, 22 de noviembre de 2011

17#Te necesito a mi lado...

  En ese mismo día de diciembre, en la pequeña pero ordenada habitación roja y negra de Mikel.
-Eres perfecta- le susurró a Emily mientras la iba comiendo lentamente a pequeños besos por su cuello .Emily no decía nada se encontraba callada, perdida. Desde que le vio no volvió a decir ninguna palabra .Esa mirada, esas lágrimas y ese casco azul se le habían quedado incrustadas en la cabeza, solo pensaba en él y en lo que le había hecho.``¿Por qué?´´ se preguntaba así misma, tantas preguntas se hacía y ninguna era capaz de responderla.- Te quiero Emily- le dijo Mikel mientras le desabrochaba lentamente los botones de su camisa azul celeste, Emily seguía sin decir nada, con la mirada perdida en esas paredes rojizas llenas de posters de jugadores de baseball, de librería llenas de trofeos de futbol y de una pequeña figurita de un skeat ya que era su afición .Ella seguía pensando en lo que había pasado todo este tiempo. Se podía ver como se iban inundando de lágrimas sus ojos de color miel que lentamente se iban desplazando por sus blancas y cálidas mejillas, pero Mikel no se daba cuenta, solo disfrutaba del momento, por fin la tenía entre sus brazos por fin la podía comer a besos y lo mejor aun por fin podía darle todo su amor, aun que ella estuviera desconectada del mundo él seguía desabrochando su camisa y acariciando su suave espalda. Sentía como sus fuertes y cálidas manos recorrían su cuerpo, la sensación que sentía era agradable pero una fuerte presión en el pecho no la dejaba respirar.
`` ¿Sabes por que puse tus fotos en frente de mi cama? Para que cada vez que me despierte te vea sonreír pelirroja.´´ 
Palabras que la hicieron recordar ese día en el que se entregaron su amor, en esos días que se juraron amor, en ese  ``para siempre ´´. La presión que tenía en el pecho se hizo cada vez más grande y la hizo reaccionar. Emily volvió al mundo dejó sus recuerdos atrás y se dio cuenta en la situación, en lo que estaba haciendo con Mikel, miró a su alrededor  buscando a Simón pero solo encontró a Mikel, tumbado a su lado y acariciando su brazo.¿Qué estaba haciendo?¿qué es lo que había pasado? Se preguntaba ,pero  no supo que decir solo se levantó de un golpe, buscando sus cosas para irse, Mikel al ver que huía se levantó para cerrar la puerta e impedir que se escapara.
-¡No Emily! ¡No volveré a dejar que te vayas, yo te quiero!- decía gritando mientras se le caían lágrimas por los ojos.
-Pero sabes lo que yo siento…- Mikel la miraba desesperado no quería perderla, no aguantaba eso, Emily sin saber que decir se fue llorando, como siempre cada vez que los problemas la invadían solo sabía hacer una cosa, huir. Caminaba por la calles llenas de nieve e iluminada por las luces de navidad, por cada casa que pasaba miraba como las familias disfrutaban de ese día 25 de diciembre. Lo había estropeado todo, desde que se mudó las cosas no la salieron como quería que la salieran, había perdido su amistad con Mikel  le había utilizado, el contacto con su padre se hizo cada vez peor esas discusiones esos vacíos y lo peor de todo lo que más la desgarraba el alma, le había perdido a él ,la única persona que la hacía reír desde mucho tiempo, que la entendía que la ayudaba. Nunca pensó que ese para siempre se podría hacer tan corto, lo que había sentido por él no había sido como un amor de verano ni nada por el estilo, ella le quería , mas bien, le amaba y lo arruinó.
Cada vez las calles se hacían más solitarias, no había nadie por la calle, ningún coche, la nieve caía despacio, el cielo estaba estrellado y los semáforos parpadeaban cambiándose de color verde, rojo y amarillo así cada cuatro minutos. A lo lejos se podía distinguir la figura de una persona que se iluminaba por los colores del semáforo, sin cruzar de calle esa persona se mantenía ahí, quieta sin inmutarse como si estuviera esperando algo o a alguien. Emily lo vio a lo lejos pero con  la oscura noche y la nieve que caía le era imposible distinguir quien era. Dio siete pasos más y por fin le distinguió, callada sin decir nada, con lágrimas en los ojos se quedaron mirando el uno al otro pero entre esas miradas solo se escuchó un ``tú…´´

jueves, 17 de noviembre de 2011

16#. Te necesito a mi lado...

Mientras tanto sentado enfrente de la chimenea contemplando como se iba deshaciendo los trozos de madera en el fuego se encontraba el padre de Emily ,con la mirada perdida como recordando viejos tiempos, tiempos jóvenes en donde la felicidad inundaba su vida, lástima que no aprovecho esa felicidad en su momento, la dejo partir intercambiándola por la tristeza y la frialdad. A la vez que recordaba miraba la foto de familia la típica que se hace en Navidad, ese día tan festivo donde todos felices pasan las noches reunidos en familia, donde los niños esperan entusiasmados la llegada de Papa Noel con su regalo ya que todos piensan que han sido buenos pues todos tenemos nuestro ángel dentro aunque a algunos le cueste sacarlo.-¿ Recuerdas esa vez cuando Emily  tenía nueve años y el día de Navidad se tropezó y tiró el champán? – decía en voz alta, con lágrimas en los ojos y hablando con ella su querido amor-Nunca te olvidare Teresa, por culpa de mi trabajo te perdí y está pasando lo mismo con Emily… oh cariño si tú vieras como se parece a ti, cada día que pasa es como tú, luchadora, cabezota y cuando sonríe ilumina toda la habitación- decía con lágrimas en los ojos, contemplando la foto de su mujer – y por eso la esquivo… Soy tan débil que no puedo mirarla a los ojos, no tengo fuerzas de mirar a mi querida niña, ni a pasar un rato con ella, te veo a ti y no quiero que me vea llorar, no me atrevo a decirla todos los días que la quiero, que tenga un buen día… Pero debo cambiar ¿no? Por ti, por ella, por nosotros y nuestra familia, quiero que vuelva al pasado para pasar un día feliz- se levantó, secándose las lágrimas se dirigió hacia el trastero, aquel trastero de los recuerdos olvidados lleno de fotos, juguetes viejos, cartas, postales… y detrás de todo eso estaba lo que él buscaba las luces de Navidad, el árbol, los adornos – este año las luces de Nueva York se encenderán por ti Emily…- decía mientras adornaba toda su casa, sin saber que sería una larga y dolorosa noche…


viernes, 11 de noviembre de 2011

Your life

Ríe ,llora, sueña, grita, rabia, vive tu vida ,olvida las reglas y se feliz.


15#Te necesito a mi lado...

Las aulas del instituto estaban llenas y decoradas con pompones y bolas de Navidad, y en  los corchos de los pasillos se encontraban las notas de los exámenes finales. Ya quedaban pocos días para las vacaciones de Navidad y los alumnos no paraban de hablar sobre lo que iban a hacer, con quien iban a estar o como lo iban a celebrar. Emily sentada en su pupitre miraba por la ventana como caía la nieve, estaba ida del mundo no prestaba atención a nada, solo pensaba en lo que había  pasado con Mickel desde ese día salían juntos todas las tardes, se abrazaban y él se acercaba para besarla pero ella a veces paraba el beso con la escusa de que los miraban pero en realidad no podía  sacarse la imagen de Simon en la cabeza.¿Cómo pudo hacerle eso? Ella le quería y por una estúpida debilidad lo perdió.
-Hadson tienes que mejorar- le dijo el profesor de Física y Química a la vez que le entregaba el último examen que hicieron, Emily seguía mirando por la ventana ya que seguía en sus pensamientos y no se había dado cuenta de que había pasado el profesor hasta que su compañera de detrás, Stefany, la tocó por la espalda.
-¿Qué tal Emily?- la dijo en un tono un poco burlón, Emily la miro fríamente y luego miró su examen.- Uy un 3’2  muy bien Emily que lista eres – decía mientras se reía a carcajadas, Emily no se inmutó sabía que se merecía esa nota ya que no había estudiado nada para el examen con todo lo que la estaba pasando no se acordaba de los exámenes .Una vez que sonó el timbre dejó el examen en la mesa del profesor y salió corriendo del instituto no quería encontrarse con nadie, solo quería estar sola.
– Porque corras nunca escaparás de los problemas- le gritó Mickel por la ventana de su aula, Emily miró hacia la ventana y de la rabia le tiró una bola de nieve pero cerró el cristal para esquivarla. –Buena puntería- la dijo riéndose-Idiota- murmuró Emily entre dientes- Gracias eh , no, ahora enserio espérame en la puerta que enseguida bajo ¿vale?- Emily acepto con la cabeza y  a los 3 minutos él ya estaba abajo con ella.
- Bueno y ¿qué tal el día?- le decía mientras agarraba su cintura con su brazo.
 -Bien bien …- le respondió Emily mientras miraba por la carretera, viendo pasar los coches que iban saliendo de los atascos que se producían a esas horas después del instituto y de repente le vio, a ese chico de casco azul montado en su moto, pasó despacio y sus miradas no se apartaban, él la miraba serio, con lágrimas en los ojos al verla con otro y ella le miraba ilusionada, quería ir tras él pero de repente acelero y se perdió entre los coches, Emily se paró de golpe y salió corriendo hacia la dirección donde había ido para buscarle. Mickel le seguía corriendo sin saber lo que la pasaba y hacia donde iba. La moto se veía a lo lejos y Emily corría cada vez más rápido, abriéndose paso entre las personas y sin quitarle la mirada pero él ya había desaparecido entre las calles de la ciudad, cuando Emily se quiso dar cuenta se encontraba en su paso de peatones. Miraba a su alrededor buscándole, gritando como una loca. Miro como el semáforo de su paso de peatones se puso en rojo deseaba que pasara como en su primer encuentro cruzar y encontrarse con él, pero antes de comerte una estupidez Mickel la agarro y de un tirón evito que la atropellaran-¿¡estas loca?!, casi te matan-decía gritando Michel pero ella no hacía caso estaba con la mirada perdida mirando para todos los lados buscándole, -no me hagas esto por favor…- decía sin parar –vuelve te lo pido-


viernes, 4 de noviembre de 2011

14# Te necesito a mi lado...

Era 23 de diciembre quedaban pocos días para  el día de Navidad, todas las calles estaban iluminadas por las luces de las fiestas y las casas estaban llenas de árboles de navidad, luces y de muñecos de nieves adornados con guantes y sombrero que les ponían los niños.
 –Me encantan estas fiestas… las luces, los dulces, los regalos…-dijo Mikel riéndose mientras miraba a su alrededor.A su lado se encontraba Emily con un gorro de lana azul y unos guantes del mismo color, iba muy abrigada ya que hacia mucho frío.
-Si, estas fechas son muy bonitas-le contestó con una sonrisa.
 Habían quedado para pasar esa tarde juntos ya que esa era su forma de pedirla perdón por lo del otro día, para él era su oportunidad de expresar sus sentimientos pero ella todavía se encontraba distante, ya que no se sacaba de la cabeza  a Simón.
- ¿Qué te parece si vamos a tomar un chocolate caliente? Conozco un sitio donde hacen el mejor- le dijo a la vez que la miraba con una sonrisa de chico seguro, él era así, un chico seguro de si mismo, que siempre tiene a la chica que quiere pero esta vez se le complicó la cosa, por eso la quería tanto porque no era como el resto que se deja conquistar a la primera.
-no me gusta el chocolate pero vale, yo te miro mientras lo tomas.
- Está bien, pero te invito a lo que tú quieras luego-.Pasado un rato se encontraban ellos dos sentados en un banco del parque tomándose el chocolate, Mikel intentaba acercarse más pero ella se alejaba
- umm que rico está ¿quieres?- le dijo con un bigote de chocolate en la cara, Emily al verlo se empezó a reír a carcajadas.-Oye oye ¿de qué te ríes?- Emily sacó un espejito que tenía en el bolso y se lo puso enfrente para enseñarle su bigote.-Dios que vergüenza- se limpió corriendo a la vez que miraba como se reía Emily-me encanta tu risa.
- Oh por favor que pelota – le dijo a la vez que le dio un flojo codazo en el brazo.
-No soy pelota Emily, ¿como quieres que te lo diga? Me encantas, desde el momento en que te vi. Tu sonrisa, tu mirada, eres perfecta Emily  Hadson.- Emily al oír estas palabras se levantó callada con la intención de irse pero antes de dar un paso Mikel la agarró y la pegó a él.- No Emily, esta vez no te dejaré ir, no perderé esta oportunidad.- en ese momento sus labios se rozaron. Emily no hacía nada, quería a Simon pero Mickel le atraía. Aunque en su cabeza estuviera el rostro de Simón.
Cuando terminó el beso los dos se miraron y por unos minutos los inundó el silencio.
- Me tengo que ir a casa…-dijo tímidamente no sabía muy bien lo que había pasado, Mikel le soltó lentamente la mano, callado y mirando como se iba. Ella se dio la vuelta por última vez para mirarle y cuando se cruzaron sus miradas ella le soltó una suave sonrisa.
Sentado enfrente de la pantalla del ordenador, en ese pequeño pueblo, mirando tristemente a la pantalla se encontraba Simon leyendo los cientos de mensajes que tenía y la mayoría eran de ella y su frase de ‘’Te necesito a mi lado…’’ cada vez que los leía le partían el corazón en miles de pedazos.
- Yo también te necesito a mi lado Emily…- dijo en voz baja a la vez que pasaba suavemente su mano por una foto de Emily sonriendo.-y pronto lo estaremos-



viernes, 28 de octubre de 2011

13#Te necesito a mi lado...

Lentamente iban las frías gotas de las nubes cayendo al suelo, deslizándose por el cuerpo de miles de personas, de miles de paraguas y de miles de objetos que se encontraban en la calle en ese mismo momento sentada en el suave césped de aquel parque donde se prometieron estar juntos para siempre se encontraba Emily, mirando al lago, empapada de arriba abajo pero eso no le importaba, se encontraba ida del mundo, de este mundo. ‘’ Emily recuerda este adiós pronto se convertirá en un hola, te amo amor mío…’’ palabras que partían su corazón en miles de pedazos pero que por otro lado la llenaban de esperanzas. –volverás sé que  volverás- decía en voz baja, con la mirada perdida y con la esperanza de que él la escuchara. - ¿estás segura?- dijo un chico detrás suya, Emily al oír esa voz se giró rápidamente pensando que era él pero…-Mikel…-no era el chico que ella pensaba, Mikel era su único amigo del instituto, el chico que se moría por sus huesos y que no entendía por que seguía con Simón. Cuando se entero de que Simón se había marchado se le dibujó una sonrisa en la cara, por fin, era su oportunidad de tenerla pero aun que parezca cruel por su parte era normal que se alegrara tenía la oportunidad de conquistarla de decirla cuanto la quería.-ya me entere de lo de Simón, lo siento-se acercó a ella para protegerla con su paraguas de la lluvia y en ese momento Emily se abrazó a él y empezó a llorar, a desahogarse y a gritar desesperadamente mientras que él tiro el paraguas al suelo y la rodeo con sus brazos.
-por favor no llores, me parte el alma verte así, él se lo pierde.-No, no se pierde nada, nadie se pierde nada! Yo le amo, él me ama y aunque nos separen miles de kilómetros yo le seguiré amando ¡¿entiendes?!- decía gritando furiosa, le molesto mucho lo que dijo y salió corriendo, dejando ahí a Mikel sin ninguna explicación aun que intentara agarrarla del brazo ella le esquivó quería huir de él , de el mundo para encontrarse con Simón.
-te prometo que aun que estemos separados yo siempre te querré ¿me oyes? ¡SIEMPRE!-gritaba con toda su alma al cielo, mientras las gotas de lluvia caían del cielo, ahogándola en un mar de lágrimas, el cielo gris parecía estar sintiendo lo que sentía ella, rabia, tristeza, impotencia y lo más importante amor. Porque aun que dos parejas que están separados por miles de kilómetros pueden sentir amor, ya que la distancia en teoría es el espacio que hay entre dos puntos pero ¿el amor? El amor es sentir ese cosquilleo en el estómago, es el llegar a dar la vida por esa persona a la que amas,el sentimiento más experimentado por los adolescentes y puedo decir que el amor supera todo incluso a la distancia…

viernes, 21 de octubre de 2011

12#Te necesito a mi lado...

Era 14 de diciembre, el día estaba gris pero las calles vacías y blancas de la nieve que caía poco a poco y las carreteras llenas de coches por la gente que venía de los pueblos cercanos.
Cerca de la calles de los grandes hoteles, en el medio del puente se encontraba Emily con los ojos llenos de lágrimas y mirando al agua tirarse o no tirarse esa era la cuestión. Tirarse le ayudaría a escapar de los problemas, de la tristeza, de los malos ratos y de esa presión que tenía en el pecho que no la dejaba respirar .No tirarse eso le haría más fuerte, más luchadora ¿pero a quién quería engañar? Ella no era fuerte ,ni luchadora, cada vez que la presión la invadía se encerraba en su cuarto a llorar, ¿podría aguantar esa presión? ¿podría aguantar vivir sin él? ¿sin hablarle?¿sin tocarle? ¿sin besarle? … mientras se hacía esas preguntas se iba acercando más a la vaya que protegía de la gran altura en la que se encontraba el puente. Voces en su interior la gritaban ‘’tirate tirate tirate’’
-no te tires…- le dijo una voz suave en su corazón.-no te tires por favor, ven a por mi, si vienes te prometo que volveré... por favor.-Emily sentada en la barandilla del puente se quedó paralizada ,miró el reloj y empezó a correr con todas sus fuerzas en quince minutos salía el tren en el que iría Simón.-no te quiero perder!-gritaba llorando Emily mientras corría, la gente la miraba y se apartaba, pensaba que estaba loca ,si, estaba loca pero loca de amor no quería perderle. La nieve caía con más fuerza pero eso no importaba , aunque se cayera volvía a levantarse no le importaba ese dolor  no quería perder tiempo, tenía que verle, no le dejaría marchar. Mientras corría recordaba lo que paso ese día, el día que  Simón le dijo que se tenía que marchar, por el trabajo de su madre,.Desde ese día no volvieron a hablar, no se vieron, perdieron contacto.
Y por fin llegó a la estacón, las siete justo, Emily cogió aire y volvió a correr, la multitud de la gente le impedía a avanzar pero por fin llego al tren, buscaba por todos los lados pero no estaba.-le perdí…¡le perdí!-decía llorando y mirando por las ventanas del  vagón. De repente alguien dio un golpe en una de las ventanas, Emily se giró y allí estaba él, con lágrimas que se desplazaban por su rostro, sus manos se intentaron agarrar pero les impedía el cristal
-¡quiero que sepas que te quiero!- gritó Emily
-¿Qué?
-¡que te quiero!- gritó más fuerte, pero el no podía oírla entonces Emily  hecho aliento en el cristal y escribió ‘’te quiero’’ Simón cerró lentamente la mano que estaba apoyada en el cristal y  pegó una notita en la ventana de las que ella y su padre se escribían: ‘’yo no te quiero, yo te amo Emily, aunque esto sea un adiós pronto será un hola, te lo pido no sufras nos veremos pronto, te amo amor mío…’’ Emily al leerlo empezó a llorar y soltó una sonrisa. El tren dio la llamada de salida y lentamente iba avanzando, Emily no se apartaba de la ventanilla, siguió al vagón hasta el borde de la calle. Emily se quedó mirando como se iba  alejando el tren y  allí se produjo el adiós de esos dos enamorados un adiós que pronto se convertiría en un hola…




























Continuará....~

viernes, 14 de octubre de 2011

11#Te necesito a mi lado...

''Recuerda, cuando estés triste escríbeme te necesito a mi lado que dejaré todo lo que este haciendo por ti'' esas palabras no se las quitaba de la mente Simón, miles de preguntas se le venían a la cabeza, ¿qué podía hacer si esas palabras no se pudieran cumplir?. Sentado en el balcón de su casa recordaba la conversación que había tenido con sus padres y buscaba una manera de explicárselo a Emily, pero no podía, no tenía coraje ¿cómo decirle a la persona que más quieres que no la volverás a ver en un tiempo,en unos meses o incluso en un año por culpa del trabajo de tu madre?ya que no se sabía  por cuanto tiempo... de repente sonó un pitido en el ordenador,''te necesito a mi lado...'' al ver el mensaje Simón cogió su abrigo y salió corriendo hacia la casa de Emily sin dar explicaciones de por qué iba a salir a esas horas. Mientras tanto Emily le esperaba en la esquina del final de su calle sentada en el suelo con lágrimas en los ojos,Simón la vio a lo lejos y corrió más rápido hacia ella -¡Emily! - gritó casi sin aire, Emily al verle corrió hacia él y le abrazó como protegerse de algo llorando en su hombro y abrazándolo fuerte.
-Viniste...-dijo Emily entre lágrimas.-te dije que vendría Emily.-le dijo Simón pegándola más hacia su pecho y rodeándola con los brazos-ahora que estoy aquí dime lo que ha pasado- Simón le dio un pañuelo que tenía en el bolsillo y la secó las lágrimas mientras se sentaban en el suelo.-Ahora que ya te has tranquilizado cuéntame que te ha pasado- Estoy sola en casa y no quiero estarlo, no quiero volver a estar sola en este día...-dijo con los ojos llenos de lágrimas apunto de derramarlas-no estas sola estoy aquí, ¿qué pasa en este día? hoy por la mañana estabas fría¿qué pasa Emily? puedes confiar en mi y lo sabes- Emily asintió con la cabeza y empezó a contarle todo lo que había pasado en esos últimos años, la separación de sus padres, la muerte de su madre y la relación que tenía después de ese hecho con su padre.Cuando terminó de contarle Simón no sabía que decir solo la abrazo fuerte y aguantaba las lágrimas para que no le viera llorar,pensaba también en que pronto la tendría que decir que se mudaba pero no quería hacerla más daño, no quería irse y dejarla... -quédate esta noche conmigo por favor Simón... mi padre no volverá hasta mañana por la mañana, cuando llega esta fecha siempre hace horas extras-Simón afirmó con la cabeza, se levantó y le ofreció la mano a Emily para que se levantara.-encantado pelirroja de pasar una noche contigo pero no son horas de dormir a si que vamos a dar un paseo.-Emily le cogió de la mano y se fueron juntos andando,sin separarse uno del otro.-quiero que me prometas una cosa, quiero que seas feliz pase lo que pase, aun que falte ¿me lo prometes?- Emily le miro raro, no sabía muy bien a que venía eso-¿qué?-prométeme lo-vale, te lo prometo,pero ¿a qué viene esto?-le preguntó preocupada- por nada, solo quería que me lo prometieras-le respondió sonriendo, aun que detrás de esa sonrisa escondiera una tristeza.  


martes, 11 de octubre de 2011

You are fucking perfect!

Mirarte al espejo y no sentirte bien ¿por qué? por la sociedad, por las típicas revistas de las chicas con una delgadez casi anoréxica, con un kilo de maquillaje en la cara y ropa de marca,¿ a eso lo ves perfección? en mi opinión eso es un maniquí.No quiero meterme con las modelos ni nada por el estilo, si digo la verdad de pequeña  quería ser modelo como casi todas las niñas de pequeña edad pero ahora que me fijo no es un trabajo muy agradable ya que solo puedes pensar en el peso y en tu belleza,miles de dietas y de operaciones dermoestéticas ¿para qué? para posar semidesnudas o incluso desnudas en las típicas revistas que compran los hombres.  Este prototipo de chica perfecta hace que la sociedad insulte a las demás chicas que no están como ellas y hace que se produzcan enfermedades como la bulimia y  la anorexia ¿pero para qué te sirve todo eso? ¿para gustar al resto de personas?, ¿para conquistar al típico chico superficial que solo ve lo de fuera y no lo del interior? No. Sé tu misma, siéntete bella, gustate a ti mismo,que les den a los demás piensa en ti, porque cada uno es como es y eso nos hace perfectos.

#

"Se ríen de ti porque eres diferente. Riete de ellos porque son todos iguales" -Kurt Cobain

lunes, 10 de octubre de 2011

10#Te necesito a mi lado...

En un rincón de la pequeña habitación de Simón se encontraba Emily,  sentada encima de la cama con las manos apoyadas en sus piernas y contemplando los pósters y fotos que tenía pegados en sus paredes verdes, a Emily la llamaban mucho la atención ya que cada una de esas fotos expresaba un sentimiento, era como si a través de la lente de su  cámara contara una historia, un cuento real o ficticio. Cuando iba lentamente girando la mirada en una de las cuatros paredes justo enfrente de la cama se encontraban las fotos que hizo esa tarde de marzo, habían pasado ya  tres meses desde ese día. Emily se levantó y las contemplaba con una sonrisa recordando cada beso, cada abrazo, que se dieron y cada palabra que se dijeron.
-¿te gustan? Te dije que salías perfecta- le dijo Simón al oído, agarrándola por detrás de la cintura- si han salido bien, eres un buen fotógrafo- contestó sonriendo mientras se giró para abrazarle-bueno no es para tanto pelirroja, solo me gustan pero ¿sabes en lo que soy bueno? En hacer cosquillas- le dijo a la vez que la tiraba en la cama y la hacía cosquillas sin parar, ese era su punto débil, las cosquillas, las tenía por todos los lados la tocabas y se encogía - vale para, para – dijo entre risas, Simón se la quedó mirando tumbado en la cama mientras acercaba sus labios a ellas para besarla, besarla y besarla más besos que poco a poco se fueron convirtiendo en caricias que iban recorriendo sus cuerpos… Entre las sabanas de esa cama se escondían caricias, abrazos, besos y dos enamorados que se entregaron su amor tiernamente. Emily no se le había pasado nunca eso por la cabeza, lo había pensado pero no se imaginaba que pudiera pasar, solo se dejó llevar por el momento  pero no se arrepentiría nunca.
-sabes, no puse las fotos enfrente de mi cama porque si- dijo Simón abrazándola en la cama –¿ a no? Y dime la razón exacta por que las pusiste así querido- le respondió con un tono burlón mientras se apoyaba en su pecho.- las puse ahí porque cada vez que me levanto quiero ver tu rostro sonriendo.- Emily miró las fotos y luego miró a Simón con una sonrisa dulce dibujada en la cara.- eres tremendamente perfecto-decía mientras se acurrucaba a su lado, Emily esperaba que eso no fuera un sueño todo era demasiado perfecto y tenía miedo que pronto llegará una tormenta que arrasara con toda su felicidad, pero lucharía porque nunca apareciera el fin de ese sueño.



domingo, 9 de octubre de 2011

Abre los ojos

hola querido lector! mientras estas leyendo esto quiero que recapacites de todas las cosas que has echo y si te das por aludido me gustaría que razonaras e intentaras cambiar. Puede que esto te de igual o incluso lo consideres aburrido pero aunque te parezca una tontería esto es muy grave empecemos pues.
Mira a tu alrededor, mira la civilizacion,¿ de que se supone que te quejas? tienes de todo, agua, comida, dinero mucho o poco pero tienes.
Mira a la sociedad ¿te parece justa? mientras en unos paises se pelean por un misero vaso de agua otros la malgastan  dejándola correr sin necesidad.
Mientras desperdicias la comida tirándola o dejándola en el plato otros se mueren cada día de hambre.
Mientras malgastas tu dinero en locales llamado casinos o en cosas inecesarias otros deben vender su cuerpo o incluso a sus hijos para salir adelante y para alimentarse.
¿ves justa la sociedad? ¿no deberíamos ser todos iguales?que más da nuestro color de piel, nuestra religión, nuestra situación económica, nuestros gustos,todos somos personas.Deja de quejarte por estupideces mira a tu alrededor tendras de todo no lo desperdicies, abre tu mente...

jueves, 6 de octubre de 2011

9# Te necesito a mi lado...

Eran las ocho de la noche, cerca del parque de los pájaros y en medio de la multitud de personas que pasaban constantemente por la calles de la gran ciudad un chico con capucha roja, melena castaña y guantes en las manos iba andando con la mirada agachada, sin mirar al frente, solo andaba sin saber bien a donde ir ¿huir? Podía ser ¿de qué? Eso solo lo sabía él y sus celos. Celos, de ver a esa chica pelirroja dando besos y abrazos a otro chico que no era él, esos besos y abrazos le pertenecían como las piruletas que se compra un niño pequeño con el dinero que le ha dado su  abuelo, son suyas y de nadie más. Desde los cinco años no le gustaba compartir sus cosas aunque todavía no fuera suya él estaba convencido que alguna vez la tendría entre sus brazos dándole todo el amor que necesitaba, admitía sus defectos como todo ser humano ¿celoso? Bastante, ¿egocéntrico? Un poco ¿ligón? Puede que si pero su excusa era que tiene mucho amor y quiere transmitirlo, excusas que solo funcionan con las típicas chicas que se enamoran a primera vista pero eso no existe, tú no amas a alguien con solo verle tu amas su físico no su interior, por eso no había conseguido todavía a Emily eran amigos si, desde el primer día que se chocaron en el pasillo le entró por los ojos esa pelirroja de ojos miel con camiseta verde y chaqueta lila tenía un gusto diferente que el resto, eso la hacía más especial ya que era única, desde ese día no se la quitó de la cabeza la vio y se enamoró según él ,pero Emily no le hacía mucho caso ya que era un año más mayor que ella y siempre estaba rodeado de chicas además tenía en su mente a otra persona a su príncipe de ojos verdes y eso era lo que más rabia le daba ese chico tan simple, ¿qué veía en él? Era mejor que Simón, no lo entendía
Mientras tanto a dos kilómetros de distancia…‘and everything looks beautiful tonight, tonight in New York’’ cantaba un hombre con su guitarra en medio del parque, Emily cuando la escuchó empezó a tararearla.
-James Blunt, ¿verdad?- dijo Simon a la vez que se metía la mano en su bolsillo para darle algo de dinero al hombre.
- Si, ¿te gusta?-decía mientras se puso de enfrente de Simon para que le diera la mano y empezar a bailar
- Bueno me dijiste que te gustaba y busqué un poco de sus canciones por Internet. Veo que te gusta mucho bailar pelirroja- decía riéndose. Porque  no paraba de moverse y de tararear la canción a la vez que el hombre la tocaba
-Desde que baile contigo en el paso de peatones me encanta bailar- le contestó sonriendo dulcemente 
–Es que bailo bien ¿eh? Me apuntare a un concurso de baile- dijo Simon de broma-Pero... bueno tu padre se enfadó por llegar tarde y fue por mi culpa
-No pasa nada, eso me vino muy bien para desahogarme. He estado muy mal estos últimos años- se quedó callada mirando al suelo. Todavía no le había contado a Simón lo de su madre, ese tema para ella era muy difícil de contar, estaba muy unidas además de su madre era  su mejor amiga. Simón al ver que se estaba deprimiendo la cogió de las manos
-Hagamos una cosa: cuando estés mal, deprimida, te sientas sola, estés cabreada y necesites desahogarte escríbeme ‘’te necesito a mi lado’’ que yo dejaré todo lo que este haciendo para ir junto a ti ,aunque este a miles de kilómetros de ti- dijo mientras la apartaba dulcemente un mechón de la cara
- Esta bien… eres lo mejor- le abrazó y el hombre al ver esa escena tocó you’re beautiful-james Blunt  porque como decía la canción él era maravilloso…



miércoles, 5 de octubre de 2011

Adiós...?

Decirte adiós que difícil.
Tuve miedo a afrontar la situación, no quería que este día llegara nunca, yo te quiero, tú me quieres, nos queremos... según decimos claro.
¿just be friend? dije pues no quería perderte, yo te seguía queriendo a pesar de todo pero no funcionaba, ninguno de los dos funcionaba, ¿la distancia? podía ser, promesas que no se cumplieron y ni se cumpliran...
I need you! grita mi cuerpo
I love you  dice mi pecho
I hate you murmura mi cabeza. 
adiós... debo decir, adiós ¿para ser feliz?

martes, 4 de octubre de 2011

Si sonríes yo sonrío...

Amistad... mucha gente habla de ella pero pocos la tienen, que pensar de esas personas llamadas ''amigos''. 
Si al destino le caes bien y la suerte mira por tu lado puedes encontrarte por el camino a verdaderos amigos, aquellos que cuando tu lloras ellos lloran, que cuando tu sonríes ellos sonríen, aquellos que te tratan y te quieren como a un hermano, pero aveces el destino te hace malas jugadas y por el camino puedes que te encuentres a personas que dicen ser tus amigos pero cuando ven una oportunidad te ponen la zancadilla para que te caigas. Envidia, rabia,odio, maldad, interés... miles de razones por las que te tratan así pero lo que uno debe hacer es pasar, no mostrar el mínimo interés hacia ellos porque como dicen ''el destino pone a cada uno en su lugar'' no te esfuerces en conseguir su amista ya que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano. 

sábado, 1 de octubre de 2011

8# Te necesito a mi lado...

Mientras  Simón y Emily estaban pasando el día juntos en el parque, a unos metros de distancias de ellos se encontraba la pista de los skaters había un montón de rampas y miles de chicos practicando para el concurso que se iba a celebrar el jueves en la ciudad, el ganador ganaría unos 100€ y un viaje para dos personas a una playa que había a unos kilómetros de la ciudad.
-Pelirroja que así no se hace, tienes que moverlos a la vez, no avanzamos ¿no lo ves?- decía Simón entre risas, Simón la había llevado a dar una vuelta en barca, el lago estaba lleno de cisnes, de Romeos y Julietas que iban a encontrarse allí para huir de las normas de sus familias y de matrimonios que iban con sus hijos a dar de comer a los patos
-Que si avanzamos, mira esto es un timo- gritaba Emily de los nervios ya que solo daban vueltas en círculos.
-No es un timo lo que pasa que no sabes usarlo torpe- le guiñó un ojo a Emily y la empezó a salpicarla con el agua.-torpe, torpe- decía mientras se reía 
-¡Para que volcamos!- le decía Emily riéndose, eran los únicos del lago que no paraban de gritar pero nadie les decía nada porque cada uno estaba a lo suyo, ese lugar era especial. Simón se quedó callado mirando a las parejas que había en el lago.
 –Algún día vendremos aquí con nuestros hijo ¿verdad?- dijo Simón con una sonrisa dulce mirando a Emily, se quedó un poco impactada al oír eso, ella quería eso, quería estar con él toda la vida, envejecer juntos, como sueña todo adolescente con su primer amor ,desean estar con él para toda la vida pero por desgracia no pasa eso siempre, Emily lo sabía pero ella quería hacerlo, iba a intentar que se cumpliera eso, estar con él para toda la vida.
-Claro ¿Por qué no?- le dijo Emily mirándole con una sonrisa de oreja a oreja, Simón le devolvió otra sonrisa.
-Bueno,¿seguimos remando?.- ahora rema tú, que yo ya me canse, vamos plebeyo rema- le decía de broma Emily. Mientras Simón y Emily estaban remando en el lago cerca de la orilla había un chico con una sudadera roja de melena castaña y montado en un patín, estaba mirando la escena pero por la expresión de su cara parecía que no le agradaba mucho, Emily se dio cuenta de que alguien les estaba mirando pero cuando alzó la vista a la orilla el chico ya se había ido.
- ¿Pasa algo pelirroja? – le preguntó Simón. 
–Eh no nada es que pensé que había visto a alguien- Dijo Emily mientras miraba pensativa hacía a la orilla, le sonaba ese chico pero no podía ser el que ella pensaba y si era él ¿por qué no la había dicho nada? miles de preguntas sin respuestas que algun día serán contestadas...

martes, 27 de septiembre de 2011

7# Te necesito a mi lado...

Eran las ocho de la mañana de un domingo 27 de marzo. Emily estaba sentada en frente del ordenador con una sonrisa en la cara , se había pasado toda la noche hablando con Simón, en esa noche se conocieron un poco más , hablaron sobre sus gustos de música ,sobre el instituto, vamos lo típico… en algunas cosas coincidían pero no en muchas pero eso lo hacía más divertido porque como dicen los polos opuestos se atraen y eso era lo que Emily pensaba .Aunque solo llevaran tres días juntos para ella era como si hubieran estado juntos un mes, porque sentía algo muy especial por él y viceversa.
-Pelirroja, sabes que llevamos toda la noche hablando no? Jaja-
-jaja ya lo se , pero no me canso de hablar contigo y si te cansas te fastidias ;) jaja-
-tu tranquila, que yo de ti tampoco me canso además no puedo  dormir … te necesito en mi cama princesa <3 –
-jaja muy pronto lo estaré si no me engañas con una hadita-
-yo? Engañarte? Nunca :) tu serás la primera siempre! –
-uii lo que me dice jaja –
-oye no se si sabrás pero a las diez te recojo o se te ha olvidado? -
-ostin! Es verdad me tengo que ir a vestir adiós! Te quiero-
-yo más princesa, espero que te guste mi sorpresa – Emily se desconectó después de que le contestara Simón, todavía no sabía que iba a ponerse, era domingo y todo el mundo iba arreglado así que no se podía poner cualquier cosa. Abrió su armario y se quedó unos segundos mirando la ropa hasta que al final cogió una falda de flores y una camiseta lisa y blanca.
- Ale esto, hace tiempo que no me la pongo y parece que va a hacer buen tiempo- dijo Emily mientras se ponía la ropa, después de peinarse y pintarse un poco ya que no le gustaba ir muy maquillada, estiró la colcha  de la cama como no había pegado  ojo en toda la noche no estaba muy arrugada, bajó de puntillas para que no le escuchara su padre y fue a la cocina  para escribirle una nota ‘’ he salido a dar un vuelta con las amigas del instituto no voy a comer aquí. Emily’’. ¿Amigas del instituto?  Ojala, ya llevaba tres semanas en el instituto y todavía no se le había acercado nadie de su clase para hablar con ella excepto un chico de un curso más alto, se chocaron en el pasillo y estuvieron hablando un poco en el recreo y desde ese día se saludan cada vez que se encuentras en el pasillo pero solo eso.
Ya eran las diez menos cuarto, Emily salió a la puerta de su casa para esperar a Simón.
-¡Pelirroja!- gritó Simón a lo lejos mientras alzaba la mano para saludarla a lo lejos, Emily le vio y salió corriendo hacia él. –¿Preparada para un día especial?- le dijo Simón mientras la agarraba de la mano.
-Claro que si- Emily se puso de puntilla para darle un beso pero él se apartó, sacó la cámara que tenía y la hizo una foto cuando tenía los ojos cerrados para besarle. Al ver el flas Emily abrió los ojos con cara de sorpresa – ¿Qué haces? No estaba preparada no sabía que me ibas a hacer una foto, habré salido fatal- dijo Emily un poco enfadada mientras Simón no paraba de mirar la foto- Borrala saldré fatal.
–No la voy a borrar, es perfecta, eres perfecta- dijo Simón mientras se acercó para besarla. 
– ¿A si? Pues ahora yo ya no quiero por tonto- le dijo sacándole la lengua, Simón se quedó quieto mirando a los ojos a Emily seriamente, con la cámara en la mano  
-Te quiero Emily Hadson- al oír esas palabras Emily se puso roja. Se le quedo mirando a los ojos y se perdió en su mirada, y en un momento inesperado Simón pulsó el botón de la cámara y le sacó una foto. Emily no se inmutó todavía le seguía mirando, Simón preocupado se acercó a ella 
– Emily  ¿estás bien? Lo siento por la foto pero es que me encantas quiero…-antes de terminar Emily le calló con un beso como hacía el siempre pero esta vez fue ella.Con ese beso Emily le demostró cuanto le quería, para ella Simón era su vicio, su droga, su cigarro, que una vez que lo prueba no puede dejarlo…Simón la siguió besando mientras la agarraba de la cintura ,para él ella era su princesa, su ángel caído del cielo la chica perfecta a la que nunca le haría daño y que siempre intentaría dibujarla una sonrisa.
-Te quiero Simón Lanvir-

viernes, 23 de septiembre de 2011

6# Te necesito a mi lado...

Eran las nueve de la noche ,el cielo estaba estrellado, las calles estaban iluminadas por la luz de la luna y en medio del paso de peatones allí seguían esos dos enamorados, bailando, agarrados el uno al otro sin soltarse.Las luces del semáforo parpadeaban y ningún coche pasaba, esa era su pista de baile, el móvil su banda de música y la gente que pasaba sus espectadores ¿Qué más querían? Estaban juntos,todo era perfecto tan perfecto que  parecía un sueño pero lo que demostraba a Emily que todo era realidad era notar la respiración de Simón cerca de ella y escuchar como tarareaba en su oído la canción que sonaba.Pero como en todos los bailes siempre hay un fin, la canción se acabó y el semáforo se puso en verde para los coches. Simón se separó de Emily y la agarro de la mano
– Vamos pelirroja es hora de cruzar - dijo Simón a Emily sonriéndola con cara de enamorado , Emily se agarró fuerte a su brazo y se pegó a él. Simón la miró y la besó en la frente mientras cruzaban a la otra calle. –Por desgracia me tengo que ir- dijo Emily mirando al reloj – me gustaría estar más tiempo contigo…- siguió diciendo un poco triste al ver que ya se tenía que despedir de su príncipe.
-¡Quedemos mañana! Quiero llevarte a un lugar ¿quieres? - dijo entusiasmado Simón mientras la acompañaba a su casa sin soltarse. Emily le miró con cara de sorpresa y se empezó a reír.
- Vale, a donde vayas tú yo voy- le sonrió y se paró enfrente de su casa-Bueno pues hasta mañana Simón… me lo he pasado muy bien, yo…- antes de que terminará la frase, Simón se acerco a ella y la besó – te quiero- le dijo en voz baja, Emily se sonrojó y antes de poder contestarle la puerta de su casa se abrió ,Simón la guiñó un ojo y se marchó 
–Ya era hora , ¿dónde te habías metido?- dijo enfadado el padre de Emily. Ella seguía mirando como se alejaba Simón sin hacer mucho caso a lo que le decía su padre-¡¿Me quieres responder?! - le gritaba más enfadado.
-Como si te importara mucho- le replicó Emily mientras entraba en casa.
-¿Qué has dicho? Vuelvelo  a repetir además ¿quién era ese chico? Eh 
–Oh por favor, no vengas ahora a hacerte el padre preocupado por su hija, nunca lo has hecho ¿y lo vas a hacer ahora?¡Tarde! ¿querías que madurará? Pues mira ya lo he hecho- gritaba Emily mientras entraba en su habitación, cerró la puerta con un portazo y se tiró en la cama – No me arruinarás el día, eso si que no.- Decía en voz baja mientras su padre la seguía regañando por las escaleras.
Ya eran las 12 Emily no podía dormir no paraba de pensar en ese beso, en ese baile con Simón pero también pensaba en esa discusión con su padre. No sabía bien lo que había pasado no quería haberle gritado así  pero había acumulado tantas cosas en los últimos años que al final estalló.
-Para ya de pensar en eso Emily, él se lo merecía, además ¿ qué mosca le ha picado ahora? Siempre me ha esquivado…- se decía así misma mientra miraba su reflejo en el espejo – Pero desde hoy todo va a cambiar, dejaré que me pinten una sonrisa en la cara, haré que mi cielo siempre sea azul, lucharé para ser feliz.


sábado, 17 de septiembre de 2011

5# Te necesito a mi lado...

Y por fin llegó el día que Emily estaba esperando, era viernes 25 de marzo, cuando Emily salió del instituto se fue corriendo a casa.Había quedado con Simón, a las cuatro iban a pasar toda la tarde juntos, estaba deseando de estar con él.
Ya eran las cuatro menos cuarto.  Emily ya estaba lista hace media hora pero todavía se estaba retocando el pelo,quería ir perfecta, llevaba un sencillo vestido corto azul ya que era su color favorito y de calzado llevaba unas converse blancas porque aunque quisiera ir perfecta también quería ser ella misma. se miró por última vez al espejo y salió de su casa para ir a donde le esperaba su príncipe, Emily iba callada pensando en que le podía decir, desde que se dieron los móviles estuvieron toda la semana enviándose mensajes, dándose toques y hablando por el Messenger, hasta una vez le dijo ‘Te quiero ‘ para despedirse de él por Messenger  pero no es lo mismo tenerse frente a frente y decirle eso porque tienes miedo a que él no diga ‘’yo también’’.
-Bueno Emily deja de pensar en eso, ya te saldrá algo-se dijo así misma mientras caminaba por la calle, parecía que iba a ser un buen día el sol brillaba como nunca lo había echo, los niños gritaban por la calle montando en bici, las señoras mayores estaban sentadas en los bancos discutiendo de cual de sus nietos era el mejor y las parejas iban dando un paseo agarrandose de la mano, Emily se los quedaba mirando quería que Simón la cogiera de la mano asi también.
-¡Pelirroja!- Gritó Simón al otro lado de la acera, Emily le saludo entusiasmada con la mano
 –Pobre, ¿habrá esperado mucho? – se dijó Emily así misma mientras cruzaba la calle para llegar hasta Simón.
-Lo siento mucho llego tarde ¿has esperado mucho?- se disculpó Emily .
-No, tranquila no llegas tarde lo que pasa que debido a  los nervios he llegado pronto- dijo Simón entre risas 
–Estás preciosa- dijo mientras la miraba con una sonrisa.
-Gracias…-le respondió tartamuedeando Emily de los nervios , cuando estaba ante él nunca le salían las palabras, le hubiera gustado decirle ‘’ oh tu también lo estás Simón’’ pero no le salió nada solo un simple ‘’gracias’’
-bueno, ¿ nos vamos al cine?- le dijo Simon sin dejar de sonreír
-vale- respondió tímidamente.
 Después del cine fueron a dar un paseo ,Emily no paraba de mirar al suelo no sabía que decir, en toda la pelicula había estado callada comiendo palomitas ,unas veces sus manos se rozaban al coger palomitas y se quedaban mirando con una sonrisa , Simón a veces la mirada y se la quedaba contemplándola con su sonrisa tierna. 
- ¿Qué te pareció la película?- dijo Simón para romper el hielo.
- muy bonita, me encantó la parte en la que bailaron bajo la lluvia.- dijo Emily mientras le miraba.
- ah si ,esa parte fue preciosa.- ya eran las nueve de la noche, el cielo se estaba oscureciendo y las farolas de la calle se estaban encendiendo, ya estaban esperando en el paso de peatones donde se conocieron , Emily había pasado una tarde maravillosa que nunca olvidaría 
– Oye… ¿te gustaría bailar ?- dijo Simón a Emily mientras la miraba seriamente- pero si no hay música-le respondió- tengo el móvil, bailemos como en la película tú y yo bajo la lluvia ahora que no pasa ningún coche- le dijo Simón mientra le ofrecía la  mano 
–Pero no hay lluvia ¿y si nos atropellan?- dijo Emily preocupada 
–Nunca permitiré que te pase nada malo, usa la imaginación Emily, piensa que estamos tú y yo solos en este mundo y que está lloviendo- Simón la cogió de la mano, puso de fondo la canción Breathing de Lifehouse la cancion que escuchaba ese día Emily ,la llevó en medio de su paso de peatones, la agarró de la cintura y se pusieron a bailar, Emily no se lo podía creer, estaban bailando en medio de la calle, era tan perfecto, esa mirada que la volvía loca, esa sonrisa que la enloquecía no quería que esa noche acabara nunca- quiero que me quieras como yo te quiero mi princesa- le dijo Simón al oído, pero antes de que Emily pudiera contestar sus labios se juntaron y se convirtió en un beso, el corazón de Emily iba a estallar, Simón se separó unos centímetros de ella para mirarla, estaba colorada y se la caían lágrimas de felicidad 
-¿Estás bien? – le preguntó Simón, Emily le respondió que sí moviendo la cabeza, Simón sonrió y la abrazó mientras la música seguía sonando
- Si es un sueño no quiero despertar-Dijo Emily entre sus brazos.
–No despiertes mi princesa, sigue soñando.